¿Qué es la psicología infantil?

169499Me he decidido a hablar de este tema, porque, observo que, aún hoy, una gran parte de la población, opina que llevar a un niño al psicólogo acarrea consigo consecuencias negativas, como que tiene un problema de salud mental, o que, el propio psicólogo puede provocar un trauma al niño. En fin, los “conocidos” estereotipos que llevamos encima los psicólogos. Sin embargo, la psicología infantil, es una disciplina que tiene como objeto de estudio el comportamiento del niño, desde su nacimiento hasta su adolescencia, en los distintos ámbitos de su desarrollo (físico, motor, cognitivo, perceptivo, afectivo y social), es decir, es una disciplina científica, como otras que existen dentro del amplio campo de la psicología.
Paradójicamente, aclarar que cuando nos llaman y piden un psicólogo infantil o de adultos, no existe la carrera de psicología infantil o de psicología de adultos, únicamente la de grado en psicología o hasta hace poco la licenciatura; cada uno de nosotros una vez que terminamos nuestra carrera, continuamos formándonos, y elegimos, por decisión propia, si dedicarnos sólo a niños o a adultos o a ambos a la vez.

Pero, ¿qué diferencias existen entre atender a un adulto o a un niño/a? En primer lugar, los métodos de intervención son distintos, o, más bien, su aplicación. Un adulto viene por decisión propia o presionado por alguien, y, casi siempre, hay una queja definida. En el caso de los niños, la queja suele provenir de los padres, debido a que notan cambios en los patrones de conducta, sociales, escolares, alimenticios, de sueño… de sus hijos, por tanto, el acudir a un psicólogo que atiende a niños no implica, necesariamente, que haya un problema de salud mental, sino que, casi siempre se reduce, que ya es bastante, a trabajar con los padres en mecanismos de acción que ayuden a resolver el problema de su hijo/a. Aunque si ya hablamos de trastornos de aprendizaje, como dislexia o discalculia, también deberemos trabajar individualmente o en pequeño grupo con los niños.
Y, en segundo lugar, en la psicología con adultos, casi todo nos viene dado o es más fácil obtener la información, puesto que, el cliente nos cuenta lo que le pasa o lo que cree que le pasa, pero con niños es diferente, tenemos que usar otras herramientas como los dibujos proyectivos, diversos tests psicológicos y entrevistas con los padres, en el caso de la evaluación y juegos, dibujos, muñecos, técnicas como la caja de arena o EMDR, programas de puntos y conversaciones lúdicas, entre otros, en el caso de la intervención. Todos estos recursos, se ajustan al método científico, han sido analizados y verificados estadísticamente o usados por psicólogos o escuelas terapéuticas con resultados contrastados.
Por otra parte, cada psicólogo, elige una forma de intervenir con el cliente y la familia, en función de la formación posterior, que ha seguido tras su carrera. De ahí, los nombres de psicólogos conductuales, cognitivos, sistémicos, psicoanalistas, etc.. Todas son válidas, simplemente, a la hora, de solicitar una cita, es importante preguntar si atiende niños, así de simple.
Lo más relevante, a mi juicio, cuando intervenimos con el niño/a, es crear un contexto y un espacio, en el que se sientan lo más cómodos posibles, así como, explicarles en qué consiste la figura de un psicólogo y qué es lo que vamos a trabajar. Debemos hacer todo lo posible para que el niño, tenga ganas de volver, no para alargar el tratamiento, sino para que la intervención sea lo más natural posible y quedemos en su memoria como esa persona, que le ayudó a sentirse mejor. Nuestra creatividad y nuestra empatía hacia ellos, será fundamental, para lograr encontrar la solución a las dificultades que muestran y, que, lo más seguro no sean capaz de poner en palabras, sobre todo, en niños/as de hasta 5-6 años, dependiendo de su nivel cultural.
Para finalizar, otro aspecto muy importante, y a la vez controvertido, es el tema de la confidencialidad. En mi caso, siempre les hago saber a los padres y a los niños, que, todo lo que nos cuenten va a ser confidencial y cuando creamos que es conveniente contarle algo a los padres, se lo comunicaremos al niño/a previamente. Contemplo excepciones, como, por ejemplo, cuando nos cuenta algo que pueda atentar contra su salud psicológica o física, en este último caso, deberemos romper la confidencialidad con el menor y comunicárselo a sus padres.

Anuncios

Recursos para prevenir la violencia de género

Últimamente, en concreto, desde este verano, hemos asistido a un incesante goteo de asesinatos de mujeres a manos de sus parejas o exparejas. En algunos casos se sabía que existían malos tratos previos, aunque, a lo mejor, nadie, ni la propia afectada había  denunciado, mientras que, en otros, se oye esa típica frase: “no había ningún problema. Era una pareja tan normal”. Muchos conocid@s, a veces, me preguntan molestos, porqué no tiene el mismo eco la violencia de la mujer hacia el hombre y, yo, siempre les respondo lo mismo: esa violencia existe y es igual de deleznable pero, lamentablemente, a nivel estadístico es mucho más frecuente y con consecuencias mucho más terribles, la del hombre hacia la mujer. Aunque, claro, muchos también piensan que esos datos pueden estar manipulados. Yo, sinceramente, no lo creo, aunque si que en ambos tipos, existen más casos de los que se piensa. Por mi trabajo con víctimas y agresores, siempre hay factores culturales y educativos, así como esquemas de pensamiento individuales, totalmente distorsionados. Es un tema muy complejo. Lo único de lo que estoy segura, es del profundo machismo que se respira en nuestra sociedad, ya, desde la infancia, y, si esto no cambia, no vamos a poder prevenir esa violencia sino intervenir cuando ya se haya disparado. Contamos con varias ayudas para la violencia de género y para hombres agresores:

¿Qué podemos hacer día a día? Educar en la igualdad a nuestros hijos, cuidar nuestro lenguaje, que, muchas veces es sexista y no nos damos cuenta, y, ante cualquier tipo de violencia denunciar.

La Terapia EMDR

EMDR es un acrónimo inglés que significa Eye Movement Desensitization and Reprocessing, que traducido al castellano significa,  desensibilización y reprocesamiento a través de movimientos oculares. Está considerado como un modelo psicoterapeútico porque tiene teoría, protocolos y procedimientos propios y, además, está validada su eficacia. Fue descubierto por la psicoterapeuta Francine Shapiro en el año 1987.

emdr

Originalmente, se aplicó al tratamiento de traumas en víctimas de guerra pero, actualmente, se aplica a variedad de patologías. La explicación del funcionamiento del EMDR para traumas es el siguiente: cuando alguien experimenta un trauma psicológico, puede ocurrir un desequilibrio en el sistema nervioso; debido a esto, nuestro sistema de procesamiento de la información deja de funcionar óptimamente y la información adquirida durante el momento del suceso traumático, incluidos imágenes, sonidos, sentimientos y sensaciones físicas, se mantiene almacenada en nuestras neuronas de modo inadecuado.  De este modo, el material original del suceso puede activarse ante una variedad de estímulos, como por ejemplo, le podría suceder a una mujer víctima de violencia de género, al oler un perfume similar al de su agresor en un conocido.

Los movimientos oculares generados por el terapeuta en el cliente, funcionarían del mismo modo, que los que suceden durante la fase REM de nuestro sueño, que es la fase en la que procesamos toda la información adquirida durante el día. Es decir, en términos coloquiales, EMDR se encargaría de transformar neurofisiológicamente esa información que ha sido procesada inadecuadamente, de forma que se recuerde de modo no traumático.

Como he dicho más arriba, se aplica a más patologías como fobias, depresión, drogodependencias, ansiedad, trastornos alimentarios, trastornos de personalidad, disociación… existiendo protocolos específicos para cada una de ellas.

En nuestro centro dispones de este método y puedes ponerte en contacto con nosotros para más información.

Fuente: Shapiro, Francine: EMDR, Desensibilización y reprocesamiento por medio de moviento ocular. Editorial PAX México

Becas para alumnos con necesidades específicas de apoyo educativo

Desde finales de agosto, ya se pueden solicitar las becas para niños con necesidades específicas de apoyo educativo, aunque, tendremos que esperar hasta el uno de septiembre, cuando se inicia el curso escolar para contactar con el orientador educativo, que será quien decida si el niño reúne los requisitos para acceder a dicha beca.

En el caso de que sí pueda acceder, el siguiente paso, será la búsqueda de un gabinete psicológico o pedagógico, que reúna las especialidades necesarias para poder atender a ese niño. Ese gabinete sellará la beca, cuya duración máxima será de 10 meses (duración del curso escolar) y, posteriormente, se devolverá al centro educativo, para que se inicien los trámites. Por último, sólo queda esperar.

Aquí os dejo un enlace, en el que explica detalladamente, cómo realizar la solicitud telemáticamente para su posterior impresión: http://www.becasalestudio.com/como-se-solicita-la-beca-de-necesidades-educativas-especiales